LA PRESTACIÓN DE UN SERVICIO DE CONEXIÓN A INTERNET A CLIENTE FINAL LLEVA CONSIGO LA OBLIGACIÓN LEGAL

de cumplir con la normativa vigente en materia de telecomunicaciones y de protección de datos establecida por la CNMC, por la LPD, Ley del consumidor, etc.

Al igual que con las diferentes administraciones locales y nacionales que, entre otras cosas, obligan a la identificación a usuarios en cada conexión y de impedir cualquier delito que se pueda producir derivado de su uso (delitos cibernéticos).